domingo, 28 de noviembre de 2010

La escuela del siglo XXI

La sociedad del siglo XXI, en la que nos encontramos, representa un escenario intelectual, cultural y social radicalmente. Por lo tanto es imperativo elaborar alternativas pedagógicas innovadoras que respondan a las exigencias sociales de una sociedad en un contexto dominado por las tecnologías de la información. Postman plantea que “ la crisis actual de la escolaridad es fundamentalmente una crisis provocada por la ausencia de una narrativa global que dé sentido, significado y finalidad a la educación en las escuelas”. En ese sentido esto ha originado que se sepa de los métodos y técnicas educativas, pero se carece de un discurso global que justifique la necesidad de ir a la escuela y dote de argumentos a la enseñanza que allí se desarrolla.

Las redes informáticas pueden aportar mucho a la escuela. Por lo general, contribuyen a reducir el aislamiento de la escuela, y permiten el acceso de profesores y estudiantes a gran cantidad de información relevante. Esta apertura al mundo convierte en compañeros de clase a estudiantes separados por miles de kilómetros y les facilita el trabajo cooperativo en proyectos conjuntos, facilitan el acceso de los profesores a la información elaborada por otros profesores o por científicos e investigadores de todo el mundo. Las redes también contribuyen a mejorar la comunicación entre el centro educativo y su entorno social, a optimizar la gestión de los estos y la comunicación con la administración educativa y proporcionar mayores oportunidades de desarrollo profesional y formación continuada a los docentes. Todo esto afecta a tres aspectos que están relacionados con la explotación del potencial de las TIC: Primero, la existencia de una dicotomía entre enseñanza a distancia y auto-dirección (o lo que es lo mismo, entre la aplicación a la gestión de cursos y la explotación para potenciar la autonomía del alumno); en segundo lugar, el uso de la comunicación mediada por computador como un potente instrumento de aprendizaje independiente y a distancia; en tercer lugar, la necesidad de nuevos escenarios donde conjugar las relaciones entre comunicación mediada por computador y la auto-dirección en el aprendizaje.

Soraya Jiménez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada